EL VIERNES 13 Y SUS CONSECUENCIAS

deporte-llora-los-atentados-paris-1447495019038

El pasado viernes 13 de Noviembre, a las 20’17 horas, ha sucedido una cadena de atentados (5 en total) en la capital francesa, los cuales han sido reivindicados por el grupo terrorista DAESH, mayormente conocido como el autoproclamado Estado Islámico.

Este último ataque, al igual que los golpes terroristas acontecidos en otras capitales del mundo occidental en los últimos años (el 11S en el 2001, el 11M en Madrid, el de Londres en el 2005…), va a suponer un cambio de dirección política y un nuevo formato de respuesta antiterrorista.

Según el Primer Ministro francés, Bernard Cazeneuve, los atentados del viernes 13 de noviembre en París habían sido coordinados y planificados desde fuera[1]. Y, sin duda alguna, esta teoría queda confirmada por fuentes de información israelíes que aseguran que habían alertado a Occidente de una numerosa actividad comunicativa entre grupos terroristas de Oriente Medio y Francia durante los últimos días[2][3]. Esto reafirma la existencia de una amenaza, no sólo de los comúnmente conocidos como “lobos solitarios”, sino también de redes complejas y operativas en Occidente que se encuentran en constante contacto con los bastiones terroristas de Oriente Medio.

20151121_wom003

El atentado de París ha abarcado 5 ataques provocados en un escaso espacio de tiempo y con 7 personas implicadas, cuya actuación –según las fuentes de información nacionales e internacionales- había estado liderada por tres hermanos[4]: Salah Abdeslam –de 26 años, originario de Bruselas; quien se encuentra ahora arrestado-, Ibrahim –de 31, quien perpetró el ataque en el café Comptoir Voltaire- y Ahmed Almuhamed –de 25 años, que causó la explosión en la sala Bataclan-; este último, según fuentes de información griegas, llegó a las costas de Leros en Octubre con un pasaporte sirio acompañado de un familiar, Mohammed Almuhamed[5]. Actualmente, los países de la Unión Europea se encuentran en alerta por la fuga de uno de los atacantes, Abdeslam Salá, de 26 años de edad, y han reaccionado con un mayor aseguramiento de las fronteras francesas así como de las de los países vecinos[6].

La revelación de la ruta realizada por los culpables del ataque desde Siria hasta la capital gala ha reavivado el debate europeo acerca de la política de inmigración y de seguridad en las fronteras, poniendo aún más el foco de atención sobre los refugiados y el Acuerdo de Schengen, y ha cedido mayor protagonismo a las voces de los partidos políticos de líneas derechistas –pudiendo cambiar la dirección política europea para las próximas elecciones. Para empezar, Francia ha intensificado su implicación bélica en Siria –este pasado domingo, ha bombardeado masivamente Raqqa, la capital del Estado Islámico-, ha insistido en una mayor cooperación con Rusia frente a la amenaza del Daesh y ha reforzado su postura de una nueva gestión de la inmigración; por su parte, Gran Bretaña ha ampliado su servicio de Inteligencia con más de 1.900 agentes –la mayor medida de seguridad desde los ataques perpetrados en Londres en el 2005- y Estados Unidos se ha comprometido, junto con Francia, a aumentar su implicación en Siria e Irak, según ha informado este domingo el asesor adjunto de seguridad de la Casa Blanca, Ben Rhodes. De igual manera, España también se ha puesto en alerta, ampliando los niveles de seguridad en las fronteras.

map-isis-attacks-around-the-world-1434502994040-facebookJumbo-v4

Este último ataque en París declara que el Estado Islámico está demostrando una alta capacidad de mutación y de adaptación a las medidas de seguridad tomadas por los países receptores de sus ataques y amenazas. Su estratégica gestión de las redes y de los nuevos sistemas de comunicación para ampliar su influencia y facilitar el logro de sus objetivos se apoya en la falta de coordinación y de colaboración entre los distintos servicios de Inteligencia de los estados que se enfrentan a la organización. Además, declara su capacidad de golpear en cualquier momento y en cualquier lugar utilizando diferentes estrategias y magnitudes.

Por lo tanto, ¿podemos asegurar que Francia se encontraba realmente preparada para un ataque como éste? Desde los atentados sufridos en el diario satírico Charlie Hebdo el 7 de enero de este mismo año, realizados por afiliados al mismo grupo terrorista que ha protagonizado este último golpe en suelo francés, el país no había cambiado suficientemente su política de seguridad frente a la amenaza de los yihadistas retornados[7]. Ni Francia ni el resto de Europa demuestran estar preparadas para la amenaza yihadista. Y de esta situación no se puede culpar únicamente a la Inteligencia por su incapacidad de tomar medidas o de prever el movimiento terrorista en suelo francés. El problema radica en la falta de cooperación y de coordinación en Inteligencia entre los países implicados en la lucha contra el terrorismo.

 

Marta Gª Outón

[1] Primer ministro francés, Bernard Cazeneuve, para The New York Times el 16 de Noviembre a las 0:32 horas.

[2] Chema Gil, experto en terrorismo, habla en RTVE el 14 de Noviembre: http://www.rtve.es/alacarta/videos/noticias-24-horas/atentados-paris-atentados-paris-fueron-anunciados-expresamente-mes-julio/3363012/

[3] Agencia EFE informa el día 15 de Noviembre- http://www.efe.com/efe/america/portada/francia-recibio-advertencias-hace-dos-semanas-segun-un-experto-israeli/20000064-2764326

[5] Información recogida de la web www.dailymail.co.uk, el 16 de Noviembre.

[6] Identidad del sospechoso a la fuga, publicado por Europa Press el 15 de Noviembre- http://www.europapress.es/internacional/noticia-policia-publica-identidad-sospechoso-fuga-ataques-terroristas-paris-20151115182455.html

[7] Judith Bergman (14, November): “How can anyone be shocked?”, Gatestone Institute. International Policy Institute. http://www.gatestoneinstitute.org/6874/paris-attacks-shocked

Anuncios