El Séptimo Arte

Los humanos, a través de los relatos, tratamos de conocernos mejor y sobretodo, de transmitir nuevas creencias, valores, proyectos o miedos. El cine se ha convertido en un medio de enseñanza, crecimiento personal y entretenimiento a nivel general. Uno, cuando va al cine para disfrutar de una película, no sólo se deja emocionar por sus imágenes e influjo de efectos especiales, sino que, sin darnos cuenta muchas veces, nuestro subconsciente trabaja almacenando todo aquello que el director ha querido transmitir, y convertimos esa información en algo nuestro y personal. Por ejemplo, somos capaces de trasladamos hasta la piel del protagonista para sufrir y vivir sus experiencias, y al igual que éste aprende y supera la trama, nosotros con él descubrimos el verdadero significado de una búsqueda o lucha.

El Séptimo Arte toma el relevo de la antigua tradición narrativa para atajar en esa necesidad de conocer y expresar lo que más nos preocupa o interesa de la vida.

Además, como medio para expresar todo esto, el cine ha conseguido lo que el teatro u otros tipos de expresión, eran incapaces de proporcionar: la ruptura entre el espacio, la acción y el tiempo. En una película, uno es capaz de transportarse al interior del personaje, indagar en su pasado por medio de los flashbacks, romper con la unidad de la acción para omitir actividades y sucesos innecesarios, e incluso movernos de un lugar a otro sin necesidad de enlazar los diferentes espacios. Carriére y Bonitzer: “Imaginar imágenes compactas, hermosas y ricas, imágenes emblemáticas, que cada una parezca contener la película entera. Buscar para cada escena la imagen central y construir la escena alrededor de ella. No hacer intervenir el diálogo sino en segundo lugar, a menos que el centro mismo de la escena sea una palabra o un efecto sonoro”. Con esto, queda demostrado que el cine, a diferencia del teatro o la narración literaria, se apoya en signos visuales y que muchas veces, influyen y son capaces de transmitir sensaciones e ideas más fácilmente que a través de otros medios.

Por tanto, la complejidad y la clave del significado del cine es demostrar el equilibrio entre la forma que se le da a la película (los signos visuales) con el mensaje que se quiere transmitir. Aquí está el verdadero trabajo de una creación fílmica: el saber expresar una idea con la transmisión de una estética y que llegue adecuadamente a nuestro público.

El Séptimo Arte oculta diversas perspectivas, tanto estéticas como antropológicas, que favorecen que exista una lectura significativa y a la vez formativa. Como toda historia, el cine esconde un discurso narrativo que pretende demostrar una visión crítica de la realidad y para construirlo adecuadamente, se sirve de diversas herramientas: