Christopher Nolan

?????????????????????????????????????????

Dos gigantes de la técnica cinematográfica combaten por llegar a la cima en el cine de Hollywood posmoderno. Mientras James Cameron, con Avatar, subordina la historia al espectáculo visual, Christopher Nolan, con Inception, subordina el aspecto visual a la complejidad narrativa. Nolan, frente a la tendencia del 3D, explora otra dimensión para la arquitectura del film y escoge indagar en el argumento a través de las leyes de la narrativa.

Christopher Nolan (Londres, 1970) es una persona compleja que no se conforma con seguir el camino establecido por la academia de Hollywood, características que plasma en su cine, sino que ha trazado una trayectoria personal y única dentro de los sellos más importantes del Séptimo Arte estadounidense. Es un director, productor y guionista británico que actualmente se le conoce como uno de los cineastas más grandes del momento, ya que la respuesta del público a sus filmes, generalmente, siempre son positivas debido a unas características estilísticas que veremos a continuación.

christopher-nolanDestaca por su compleja, a menudo brillante, estructura narrativa fílmica, ya que a través de ella siempre reta al espectador a cuestionarse la interpretación de la obra y de la realidad. Siempre juega con el elemento sorpresa en sus películas para no dejar indiferente al público y además, tras el visionado, el observador tiende a continuar preguntándose acerca de las cuestiones planteadas por el director. En todas sus obras descubrimos un afán por adentrarse en la mente humana para trabajar temas psicológicos (amnesia, la venganza, los sueños, la búsqueda de la identidad…); en este sentido, Nolan siempre nos invita a adentrarnos en un mundo enrevesado para descubrir las verdades más absolutas, de realidades presentes, pero que escapan de nuestra atención. Por eso, ese espectáculo de incertidumbre y de desasosiego en el que siempre nos atrapa lo asemejamos a una estructura laberíntica.  Existe una conexión entre todas las películas que Nolan ha realizado, que mezclan sensibilidad y complejidad, además de la fuerte conexión e interactividad con el espectador, pero al final, a pesar del entretenimiento que tampoco se deja de lado, son esos elementos filosóficos y simbólicos en su obra los que de verdad calan en el espectador y los que de verdad los fascina. “Tú quieres ver una película que de verdad te sorprenda. No sólo por eso mismo, sino porque la gente que hace cine de verdad está buscando hacer algo que no se ha visto en millones de veces antes que ellos”, remarca el director. Es decir, la clave está en ser sinceros con uno mismo y realizar películas que de verdad uno quiere hacer, sin buscar provocar ningún efecto o respuesta en la audiencia, ya que así se logra generar sentimientos y reacciones que aún no se habían experimentado antes, resultado que ha conseguido provocar Nolan en su cine.

christopher-nolan (1)

Nolan posee unos elementos fundamentales que siempre reconocemos en sus películas. Predominan estructuras narrativas temporales fragmentadas, es decir, no lineales (Memento, The Prestige), donde juega con el desconcierto para que el espectador sea el que tiene que ordenar el rompecabezas; esto favorece que nos podamos introducir en la mente del protagonista para buscar su forma de pensar. También emplea mucho los flasbacks y los flashforwards, cebo para dejar al público en la espera de la explicación  de esas imágenes, en un principio, sin sentido, desordenadas, como un desafío al tiempo, que mantienen el feedback con el público, formando parte, de alguna forma, de la escritura de la narración (por ejemplo, en Inception, donde se ha abierto un debate entorno al final de la película de si de verdad el tótem cae o no cae). En su proceso de escritura, Nolan trata de elaborar el guión de forma ordenada y lineal, aunque en sí la historia no lo sea, y eso favorece el percibir cómo los espectadores van a visualizar el film final. Otro de sus fuertes recursos fílmicos es la construcción de personajes ambiguos, con una psicología

162282_Nolan_1122_RCG

intensa, muy humanos, frágiles, perseguidos por su propio demonio que les replantea su identidad, frente a antagonistas que representan el verdadero mal; por ejemplo, en el The Prestige descubrimos que ambos personajes protagonista sufren una lucha interna que condiciona su respuesta o sus circunstancias. Es decir, Christopher Nolan no se centra en otorgarles una etiqueta moral definida, sino que para entender sus acciones se requiere una retrospección compleja y definida. Nolan trabaja la narrativa de la ficción a través de un mundo futurístico donde las leyes de la lógica se pueden transgredir. Esta estrategia ofrece una sensación ilusoria narrativa. A través de la ficción juega con la idea de los niveles de narración como si fueran capas de una muñeca rusa. En la obra de Inception, introduce la posibilidad de un futuro donde los métodos científicos permiten entrar e influir en la mente de alguien, a través de sus sueños, y así cambiar sus ideas; trabajan en el subconsciente durante el sueño, pero para evitar cualquier sospecha de intrusión, tienen que plantar la idea, el germen, en la conciencia más profunda.

Después de estudiar el trabajo y el estilo de Christopher Nolan nos damos cuenta de que es un autor de un cine que posee una marca personal –con unas características estilísticas, podríamos decir, propias del cine independiente- que ha conquistado a Hollywood y a la audiencia. Presentando una nueva forma de visionar las películas haciendo partícipe al espectador a través de la guía narrativa que el director ofrece, Nolan especifica el umbral de significado de su obra pero a la vez abre la posibilidad de que le añadan otros significados posibles. Su sello ha influido en el discurso cinematográfico contemporáneo y además, el subcontexto de sus películas ofrece a la contemporaneidad un ejemplo de enriquecimiento a la narrativa tradicional al resaltar el diálogo entre el amateur y el material de su obra. Es decir, Nolan ha creado un tipo de discurso, donde prima la complejidad narrativa, que sobrepasa su obra y que permanece en todos los niveles de discurso, que representa la esencia del autor amateur de Hollywood.

Genius-at-Work-christopher-nolan-35827278-1400-800